Prueba del nivel de prolactina

Un análisis de prolactina es un examen de sangre que mide el nivel de la hormona en el cuerpo. ¿Cuándo es necesario y por qué se realiza esta prueba?

En las mujeres, se puede pedir un análisis de prolactina si se muestran síntomas de prolactinoma, un tumor benigno (no canceroso) en la glándula pituitaria que produce altos niveles de prolactina. Los síntomas de un prolactinoma pueden incluir:

  • Dolores de cabeza inexplicables
  • Discapacidad visual
  • Lactancia no asociada con el parto o la lactancia (galactorrea)

En estos casos, la prueba se realiza con regularidad para comprobar la respuesta del tumor al tratamiento.

analisis de sangreEl análisis de prolactina también puede hacerse si una mujer tiene problemas de infertilidad o períodos menstruales irregulares, así como para descartar problemas con la hipófisis o el hipotálamo.

En los hombres, la prueba puede efectuarse, igualmente, si se presentan los síntomas de un prolactinoma, que incluyen:

  • Dolores de cabeza inexplicables
  • Discapacidad visual
  • Disminución del deseo sexual o problemas de infertilidad

El examen también se puede utilizar para investigar la disfunción testicular o disfunción eréctil, descartar problemas con la hipófisis o el hipotálamo.

¿Cómo se realiza la prueba de la prolactina?

Un análisis de prolactina es una prueba de sangre como cualquier otro. Se puede realizar en el consultorio del médico o en un laboratorio, toma sólo unos minutos. No se necesita ninguna preparación, pero la muestra de sangre se recoge normalmente tres o cuatro horas después de despertarse por la mañana.

Los factores que pueden afectar los resultados del examen abarcan ciertos medicamentos, como algunas pastillas anticonceptivas, fármacos para la presión arterial o antidepresivos. El paciente debe asegurarse de decirle a su médico si ha estado tomando cualquier medicamento antes de realizarse la prueba. Problemas de sueño, niveles de estrés y la práctica de ejercicios vigorosos antes de la prueba también puede influir en los resultados.

¿Cuáles son los riesgos?

Al igual que con la mayoría de los análisis de sangre, existen pocos riesgos de complicaciones durante la prueba de la prolactina. Una vez que se extrae la sangre, puede aparecer un pequeño moretón en el sitio de la punción. Se recomienda mantener un poco de presión sobre el pinchazo por unos minutos después que se retire la aguja para ayudar a reducir el riesgo de hematomas. También pueden sentirse mareos o vértigos.

En raras ocasiones, la vena se inflama después de la prueba. Esta condición, llamada flebitis, puede ser tratada con una compresa caliente aplicada en el sitio varias veces al día.

Para las personas con trastornos de la coagulación, existe el riesgo de sangrado. Si un paciente tiene problemas de sangrado o de coagulación, o está tomando medicamentos anticoagulantes, como la aspirina o warfarina, debe informarlo antes de realizarse la prueba.

¿Cuáles son los resultados normales?

El médico se basa en varios factores para evaluar si los resultados son normales, incluyendo el estado general de salud. Los valores de prolactina pueden variar ligeramente de un laboratorio a otro. Como guía, se tiene que los siguientes son los resultados normales:

Para las mujeres que no están embarazadas: <25 ng / mL
Para las mujeres que están embarazadas: 34 a 386 ng / mL
Para los hombres: <15 ng / ml

(ng / mL = nanogramos por mililitro)

¿Qué significan los altos niveles de prolactina?

Los bajos niveles de prolactina normalmente no tienen mucha importancia para las mujeres y los hombres, sin embargo, si está por encima de los niveles medios de prolactina o se trata de un caso de hiperprolactinemia, puede implicar un problema más profundo. Se dice que la hiperprolactinemia está presente en aproximadamente el 10 por ciento de la población general.
Los niveles altos de prolactina son normales durante el embarazo y después del parto, mientras la madre está amamantando, pero por otra parte, otras de las causas de hiperprolactinemia incluyen la enfermedad hepática, enfermedad renal, la presencia de tumores hipofisarios y el hipotiroidismo, factores que, en un principio, pueden provocar el agrandamiento de la glándula pituitaria.